Divorcio, Navidad e hijos. ¿Cómo prepararnos?

By 28 noviembre, 2016 Blog No Comments

Las estadísticas muestran que cada vez más matrimonios deciden divorciarse. Si este es un paso duro para los adultos, imageresizeimaginemos para los niños. Es una decisión que no se toma a la ligera, y que la mayoría de los padres piensan en cómo se sentirán sus hijos, muestran preocupación por cómo les puede afectar, pero, ¿conversamos con ellos acerca de lo que va a pasar a partir de entonces? ¿Saben qué significa, por qué lo hemos decidido y qué consecuencias va a tener? No debemos olvidar que un niño tiene la necesidad de saber y la capacidad de comprender (siempre adecuando la información a su edad y su lenguaje).

En este artículo nos vamos a centrar en una época que debería ser muy feliz para los niños; la Navidad, y
especialmente la fecha de Reyes, pero hay  diversos motivos que les hacen no poder disfrutar de ellas, y en muchas ocasiones, sufrir consecuencias que les dejarán marca durante toda su vida. Los más usuales son:

  1. Alguno  de  los  padres,  debido  al  divorcio  no  se encuentra  en  el  domicilio  familiar,  por  lo  que  los niños no pueden ver a su padre y a su madre en estas fechas.
  2. Ninguno  de  los  padres  se  encuentra  en  casa:  En muchos  de  los  casos,  los  padres  divorciados,  se desentienden   de   sus   hijos,      argumentando   o pensando,  que  debe  encargarse  su  expareja.  Muchas personas  utilizan  estos  días  de  fiesta  para  irse  de vacaciones.
  3. Los padres de  los  niños  tienen  otras parejas. Muchos niños  ven  en  esto  un  síntoma  de inseguridad  y desprotección,  ya  que  piensan  que  se  encuentran  en una familia diferente. Muchas veces los padres tienen una  pareja  que  a  su  vez  tiene  hijos.  Los  niños,  no entienden,  como  pueden  tener  dos  familias  o  una diferente a la que tenían antes. Piensan que sus padres tienen un nuevo hijo y que le hacen más caso que a ellos.
  4. Los  padres  tienen  parejas  diferentes,  que  pueden llegar  a  ser  odiadas  ya  que  entienden  que  es  una sustitución de su padre o madre.

CONSEJOS PARA ESTAS FECHAS

Desde Psicoalfaro, queremos dejar unas pinceladas de cómo tratar este tema con ellos y cómo actuar para disminuir su malestar e incertidumbre.

  • Es importante recibir información acerca de los sentimientos de los niños: conocerlos, comprenderlos e identificarlos en nuestros pequeños.
  • Los padres  que  tengan  parejas  diferentes,  o  hijos  con otras  parejas,  deben  explicarle,  que  pase  lo  que  pase  ellos son únicos y que siempre los van a seguir queriendo. Hay que  decirles  que  no  intentamos  sustituir  al  padre  o  a  la madredivorcioHay  que  explicarle  las  cosas,  por  muy  pequeños que  sean, de  una  manera  natural,  ya  que  aunque  en  el mismo  momento  no  lo  comprenda,  poco  a  poco  irá asimilando la situación y comprendiendo las cosas.
  • Hay que  intentar  minimizar  los  cambios  en  la familia. Si  es  posible,  que  el  niño,  cene  donde  solía  pasar  las navidades  y  comiendo  lo  que  solía  comer,  dentro  de  las difíciles y  diferentes  situaciones  de  cada  familia.  Hay  que intentar,  sobre todo  en  las  primeras  Navidades  que  pase sin sus padres, que no haya gente extraña en casa (nuevos niños, nuevas parejas, familias de estas…).
  • Si los niños tienen que pasar unos días con el padre y otros con la madre, es bueno que se le consulte y que entre a formar  parte  del  acuerdo.  Así, se  sentirá  parte  de  la familia y no será tan doloroso para él el cambio.
  • El tema de los regalos, es algo muy complicado en estos casos. Muchas  veces  los  padres entablan  una competición sobre  los  regalos  de los  niños.  Posiblemente,  el  niño, por muy  buenos  que  sean  los  regalos  nunca  se  dará  Hay que intentar que haya consenso entre los padres y que los  regalos  sean  conjuntos  y  que  estén  en  la  misma  casa.

Vuestra misión como padres, es lograr el bienestar de vuestros hijos.
Debéis tener siempre en mente que no sólo es importante que no sufra daños físicos, el daño emocional puede ser tan o más grave que el físico, y estáis en la obligación de intentar hacer todo lo posible para evitar ese malestar.

En estos casos, nunca está de más contar con profesionales que nos puedan orientar, ofrecer pautas a seguir e indicaciones para comprender qué puede estar pasando por la cabeza de nuestros hijos, cuáles son las necesidades que debemos solventar y qué papel jugamos en su desarrollo y salud emocional.

Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar